¿Que es Unity?

Unity es un acercamiento positivo, práctico y progresivo al cristianismo.

En Unity:
  • Enseñamos que todas las personas han sido creadas con un valor sagrado
  • Honramos las verdades universales de todas las religiones
  • Respetamos el derecho de cada individuo a elegir un sendero espiritual
  • Creemos que cada uno de nosotros es una expresión individual y eterna de Dios y que nuestra naturaleza esencial es divina por lo tanto inherentemente buena.
Nuestro propósito es expresar nuestro potencial divino, la bondad innata, como lo hicieron Jesucristo y otros maestros. Mientras más despertemos a nuestra naturaleza divina, más se expresará Dios, el bien absoluto, en y a través de nuestras vidas.

¿Cuáles son nuestros principios?

Unity tiene cinco ideas básicas relacionadas con Dios, la bondad, los pensamientos, la oración y la acción que componen su sistema de creencia básica. Estos principios nos ofrecen la libertad de confiar en un universo benévolo y amoroso que sólo tiene en mente nuestro bien.

1. Dios es el bien absoluto

Sólo existe un poder y una presencia activa en el universo y en mi vida, Dios, el Bien, Omnipotente. Este Poder y Presencia, que llamamos Dios, es la Fuente Creadora de todo y Su naturaleza es poder, bondad y amor absolutos. Dios es el bien y está presente en todas partes. La característica personal de este principio es confianza porque nos ofrece la libertad de confiar en un universo benévolo y amoroso que sólo tiene en mente nuestro bien. Referencia bíblica: Deuteronomio 6:4-5

2. Somos creaciones divinas

Somos seres espirituales creados a la imagen de Dios. Dado que los humanos fuimos hechos a la imagen de Dios, la divinidad está en nosotros. Nuestra esencia es de Dios; por lo tanto, somos intrínsecamente buenos. La característica personal de este principio es autoestima porque nos lleva a expresar la Verdad de quienes somos que, al igual que nuestra Fuente, es bondad y amor. Conscientes de nuestra naturaleza Crística, nos damos cuenta de que "el universo entero está a mi favor". Referencia bíblica: Juan 10:34

3. La ley de acción mental.

Creamos nuestras experiencias de vida y todo lo manifestado en el reino físico por medio de la actividad del pensamiento. Cualquier cosa en la que constantemente enfocamos nuestros pensamientos y sentimientos, se manifiesta en nuestras vidas. Somos co-creadores con Dios, creando nuestra realidad a través de los pensamientos que sostenemos en la mente. La característica personal de este principio es empoderamiento porque nos damos cuenta de que tenemos el poder de cambiar aquello que nos mantiene prisioneros y co-crear la vida que soñamos. Referencia bíblica: Gálata 6:7

4. Oración y meditación

La oración y la meditación son elementos esenciales de la vida espiritual porque nos mantienen despiertos y conscientes de nuestra unidad con Dios y con toda la creación. La oración es un pensamiento creativo que aumenta la conciencia de nuestra conexión con Dios produciendo sabiduría, sanación, prosperidad y todo lo bueno en nuestra vida. A través de la oración afirmativa y la meditación, me conecto con la Presencia-Dios y expreso lo bueno en mi vida. La característica personal de este principio es guía, dirección, porque el silencio es el camino que nos conduce a los campos ricos, llenos de paz de Dios. Referencia bíblica: Mateo 6:6

5. Practica lo que predicas

Conocer estos principios espirituales no es suficiente. Conocer y comprender las leyes de la vida, también llamadas verdades, no es suficiente. Lo que realmente tiene valor es ponerlos en acción. Vivir la verdad que sabemos a través de pensamientos, palabras y acciones manifiesta los resultados que buscamos. La característica personal de este principio es audacia porque nos conduce a actuar de acuerdo con nuestras creencias y a vivir la rica y plena vida que Dios nos ha destinado desde el principio. Referencia bíblica: Santiago 2:14-18