Seminarios/Eventos/Noticias

¿30 Días en Silencio?

Sanando mis cuerdas vocales… Sanando mi estado de conciencia

Cuando yo era niña pensaba que no podía cantar. Mi voz era ronca y suave y viniendo de una familia donde mis hermanas cantaban al nivel de Barbra Streisand había decidido que mi voz no era idónea para cantar. Hasta que un día, tenía 13 años, una maestra me dijo “Johannys, tienes que representar con una canción nuestro salón de clases” en una actividad de la escuela. Sin ningún reparo le dije “lo siento yo no canto” a lo cual ella respondió: “viniendo de una familia de cantantes y músicos como la tuya por supuesto que puedes cantar, no hay excusas” A regañadientes acepté. Esa tarde le pedí a mi amado hermano Kio que me enseñara a tocar en la guitarra la canción que elegí para “representar el salón”. Desde ese día no he parado de cantar… ni de usar mi voz hablada como una parte sumamente importante en mi vida profesional… Hasta ahora. He sido profesora de matemáticas, cantante, actriz de TV y obras de teatro (incluyendo musicales). Como Ministra y líder espiritual doy mensajes, clases, consejerías, talleres, seminarios, hago conciertos, ¡en fin! mi voz es VITAL para todo lo que hago. Este viernes pasado dos otorrinolaringólos enfáticamente me dijeron que la única manera de sanar mis cuerdas vocales es NO HABLAR POR 30 DIAS. Mi cuerda vocal derecha está inflamada, roja, áspera y en la izquierda se me está formando un pequeño pólipo debido al roce con la misma. Mis doctores me dijeron que 30 días de descanso es esencial si quiero recuperar mi voz sin riesgo de cirugía. Valientemente he decidido aceptar este reto/oportunidad de crecimiento: NO HABLAR por los próximos 30 días comenzando mañana domingo 21 de octubre. Hay una gran diferencia entre “no hablar” y “estar en silencio” En el silencio no hay comunicación con nada, ni nadie (no correo electrónico, facebook, textos, papel y lápiz, libros ¡NADA!) y estoy acostumbrada a guardar silencio regularmente por períodos de 4, 5, 6 y hasta 7 días corridos. Primera vez en mi vida, sin embargo, que NO VOY A HABLAR por 30 días comenzando mañana domingo 21 de octubre. Compartiré mi experiencia de no hablar durante 30 días con ustedes a través de Facebook. Oren por mí por favor y por mi paciente esposo.

Día 2

A un nivel más profundo, por ser experiencial, me doy cuenta de cuánto el hablar es sólo una charla, una distracción; como si tratara de llenar los espacios, entre conversaciones, con sonidos sin permitirme vivir el arrobamiento que produce el ir a un nivel más profundo de comunicación, la cual no tiene que ver con palabras: conectar a través del corazón, la mirada, la sonrisa, el gesto…permitiendo el silencio en la comunicación.

Día 3

Lo que estoy viviendo claramente es que este maravilloso regalo de no hablar rompe los hábitos, los patrones impensables automáticos de la vida. El silencio me da la oportunidad de observar mi experiencia, observar mis emociones, sentimientos y hasta mis propios pensamientos.

Día 4

Cuando el doctor me sugirió no hablar por 30 días me entristecí un poco porque ya tenía programado cantar el domingo 28 de octubre en “Christ Church Unity” en Orlando, y dar el mensaje el domingo 4 de noviembre en “First Unity Spiritual Campus” en St Petersburg. Ambos tuve que cancelarlos. La tristeza desapareció cuando vinieron a mi corazón las palabras de Charles Fillmore: “Todo poder NACE en el silencio”.

Día 5

Eclesiastés 3:1-15 Hay un tiempo para todo

Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: un tiempo para nacer, y un tiempo para morir; un tiempo para plantar, y un tiempo para cosechar; un tiempo para matar, y un tiempo para sanar; un tiempo para destruir, y un tiempo para construir; un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para estar de luto, y un tiempo para saltar de gusto; un tiempo para esparcir piedras, y un tiempo para recogerlas; un tiempo para abrazarse, y un tiempo para despedirse; un tiempo para intentar, y un tiempo para desistir; un tiempo para guardar, y un tiempo para desechar; un tiempo para rasgar, y un tiempo para coser;
UN TIEMPO PARA CALLAR, y un tiempo para hablar; un tiempo para amar, y un tiempo para odiar; un tiempo para la guerra, y un tiempo para la paz.

Día 6

Seis días sin hablar; comunicándome por escrito o por señales. Hoy perdí la paciencia. Cerré mis ojos, respiré, reconocí (sin juzgarme) que me sentí frustrada, lo acepté,  miré las emociones sin prisa y con amor las entregué (al Espíritu Santo) y pude sentir PAZ.  En el silencio encuentro un lugar secreto, sagrado, donde puedo “tocar” a Dios: lo bueno, lo santo, lo bello.

Día 7

Me parece sorprendente que ya han pasado 7 días y no he hablado ya que cuando “guardo silencio” verdadero, me recluyo y no me comunico de ninguna forma con nadie. En estos siete días he estado en “comunicación” constante con mi esposo, he tenido reuniones de UPT, he ido al gimnasio, he sostenido a alguien con una situación difícil, me he comunicado con mi familia, he coordinado asuntos familiares, TODO SIN DECIR UNA PALABRA. ¡Gracias Dios! No se necesitan palabras cuando se comunica el corazón.

Día 8

Hoy me he dedicado a bendecir, en silencio, mis cuerdas vocales. A comunicarles desde el alma lo agradecida que me siento por el maravilloso servicio de amor que me han otorgado toda mi vida. Desde lo más profundo de mi Ser he pasado el día en profunda reflexión dando gracias por el maravilloso milagro que son. El milagro que me permite expresar en voz alta amor a mis seres queridos, orar con fe y caridad, cantar, reír a carcajadas, suspirar, gritar, ¡Tantas cosas! Gracias…gracias…gracias desde mi corazón.

Día 9

Estoy disfrutando los minutos, las horas, los días que van pasando, casi sin darme cuenta, en silencio. Sólo me comunico, por escrito, cuando es necesario. Y aunque confieso que ha sido frustrante, en ocasiones, me estoy acostumbrando más y más. No tengo que llenar los espacios entre conversaciones y con una sonrisa puedo comunicarme y dejarle saber a las personas, incluyendo extraños, que los amo. El silencio es la base de todo ser.

Día 10

Definitivamente he sido conducida a romper los hábitos y patrones automáticos del diario vivir; esos que sin darme cuenta repito una y otra vez, en “piloto automático”. Cuan vívido y claro se me hace el observar mi experiencia, observar mis emociones, sentimientos y hasta mis propios pensamientos. Cuando siento o pienso algo no amoroso lo veo claro y sólo lo entrego al Espíritu Santo para que lo corrija. Respiro perdón, entendimiento, luz, sabiduría, AMOR. En este silencio inesperado mi comunión con Dios, con lo divino, con el mismo Maestro Jesús se ha hecho más clara, intensa y a la misma vez tranquila. Respiro PAZ.

Día 11

¡Que difícil ha sido este día! Resulta que en la página WEB  de UNITY PARA TODOS algunos congregantes han tenido dificultades para poder ver los mensajes completos que enviamos cada semana (estos mensajes sólo pueden verse a través de la página WEB de UPT). Cuando algún congregante no puede ingresar a la página del mensaje, envía un correo electrónico y mi esposo,  Jack,  le da instrucciones sobre qué hacer para poder verlo, PERO… ellos escriben en español y Jack sólo habla inglés. Hoy, la comunicación entre Jack y yo fue muy difícil. Tengo que confesar que Jack estaba en un estado espiritual muy inspirador desde la mañana pero yo ¡Me sentí frustrada! Como siempre,  me aparté a mi lugar de oración e hice lo que llamo RAME: Reconozco cómo me siento, Acepto mis sentimientos y emociones sin juzgarme; Miro estas emociones y sentimientos y finalmente las Entrego al Espíritu Santo. Gracias a Dios siempre funciona. Al final encuentro PAZ.

Día 12

Cuando le decimos “sí” al llamado del Espíritu Santo, y con confianza nos embarcamos en el camino espiritual al que estamos siendo llamados, nada sucede al azar. No importa la “excusa” o el “motivo” externo por el cual entramos al silencio, si estamos abiertos y receptivos a la guía del Espíritu, este nos lleva inevitablemente a un proceso de transmutación. En el silencio estamos siendo transformados a un estado espiritual más profundo y elevados hacia la Conciencia Crística. En el silencio inevitablemente nos permitirnos reconocer, aceptar, mirar, entregar y trascender los sentimientos y emociones no amorosos que han estado sin revisar por mucho tiempo y que se han cristalizado en nuestra conciencia. El resultado, como ya dije, es una transmutación y transformación espiritual que ya estamos listos para acoger. Y como yo soy cada uno de ustedes y cada uno de ustedes son yo, cuando despertamos en conciencia lo hacemos para toda la humanidad. Somos UNO.

Día 13

Un músico de jazz estadounidense llamado Miles Davis (1926-1991) dijo “El silencio es el ruido más fuerte, quizás el más fuerte de los ruidos”. Cuan ciertas son estas palabras de Miles. No hay que hablar para expresar lo que sientes: un gesto, una mirada, los matices de una sonrisa y hasta un guiño de humor hablan más que mil palabras. El silencio es en verdad oro.

Día 14

Una amiga muy querida me escribió un mensaje pidiéndome que le explicara el significado del día 12: Hace mucho tiempo elegí conscientemente seguir el camino del amor. Me comprometí a mirar todo lo que no fuera amoroso en mí, entregarlo al Espíritu Santo y con ayuda divina trascenderlo. Ser valiente y mirar todo sentimiento o emoción que no viniera desde el Amor/Dios y no guardarlo. Era una adolescente cuando tome esta decisión. No me permito sostener, ni alimentar, nada que no proceda de la luz. En este silencio prolongado todo lo que ha estado en mi mente subconsciente está siendo traído a la luz.

Día 15

Ya llevo la mitad del tiempo ¡gracias Dios! de lo recomendado por los doctores,  sin hablar. Espiritualmente ha sido maravilloso porque no hay distracciones con conversaciones. La comunión con Dios es hermosa y profunda. El silencio interno es indescriptible y estoy MUY AGRADECIDA. Físicamente sin embargo: un reto. Me explico:

Nuestro Ministerio Virtual requiere mucha comunicación entre Jack (mi esposo), las personas que laboran en el mismo, los congregantes (cuando tienen dificultades y quieren solucionarlas)  y yo. Ha sido una odisea el comunicarme con ellos solamente por escrito.  Nada fácil. Además, como he explicado antes, hace un tiempo tomé la decisión de despertar al perfecto recuerdo de mi unión con Dios y todos mis hermanos (por eso mi compromiso a no albergar ningún sentimiento o emoción que no hable desde la Voz del Amor). Este silencio prolongado ha acelerado el proceso de transformación de conciencia. También intenso. Gracias a Dios voy por la mitad del camino…

Día 16

Jack y yo hemos descubierto que la mejor manera de comunicarnos, en este periodo de nuestras vidas,  es a través de WhatsApp. Es curiosa la vida; juguetona la existencia humana. Siempre ha estado bien claro entre nosotros que cuando estamos juntos ya sea comiendo, o conversando NO SE PERMITE USAR NINGUN MEDIO ELECTRONICO. Sin embargo, lo que me he rehusado a aceptar toda mi vida, es precisamente el mejor medio de comunicación entre nosotros. Hay que reírse un poco. Siempre es interesante la vida. El moderno padre místico cristiano Thomas Keating dice: "El lenguaje de Dios es el silencio. Todo lo demás es una mala traducción".

Día 17

Jack y yo hemos descubierto que la mejor manera de comunicarnos, en este periodo de nuestras vidas,  es a través de WhatsApp. Es curiosa la vida; juguetona la existencia humana. Siempre ha estado bien claro entre nosotros que cuando estamos juntos ya sea comiendo, o conversando NO SE PERMITE USAR NINGUN MEDIO ELECTRONICO. Sin embargo, lo que me he rehusado a aceptar toda mi vida, es precisamente el mejor medio de comunicación entre nosotros. Hay que reírse un poco. Siempre es interesante la vida. El moderno padre místico cristiano Thomas Keating dice: "El lenguaje de Dios es el silencio. Todo lo demás es una mala traducción".Hoy acompañé a mi esposo al supermercado que vamos con regularidad. La cajera al verme me saludó con mucho cariño ya que es mi costumbre siempre saludarla, preguntarle cómo están ella y su familia. Jack inmediatamente le explica que no puedo hablar por recomendaciones del médico y le explica todo el asunto. Ella escuchaba atónita la historia y cuando Jack termina ella contesta “yo no podría”.

Las veces que he escuchado “¿cómo tú puedes? “Eso es imposible” “Yo no puedo” “Jamás haría algo así” es incontable. Como si estuviéramos programados de entrada a pensar que somos incapaces de hacer lo que haya que hacer en este caminar por la vida. Como hijos e hijas del Altísimo TODOS podemos hacer lo que sea necesario para expresar el bien más alto destinado para cada uno de nosotros. El tercer Principio de Unity, la Ley de Acción Mental, dice que nosotros somos lo que pensamos; que con nuestros pensamientos creamos nuestra experiencia de vida. Gente amada, ¡alerta! Cuidado con lo que pensamos y hablamos. Somos poderosos más allá de lo que podamos imaginarnos.

Día 18

Se ha convertido en un ritual, en estos días de silencio, sentarme en la sala de mi casa, tomar un té con miel (le hace bien a mi garganta) y dar gracias a Dios por las bendiciones del día. Esta gratitud por las bendiciones siguen extendiéndose a no solamente el día sino por las pasadas y las que han de venir. Doy gracias por la sanación de mis cuerdas vocales. Así como Maestro Jesús dio gracias por los milagros recibidos antes de realizarlos, doy gracias por los milagros que me estoy permitiendo recibir.

Así paso unos 30 minutos, dando gracias en silencio, tomando té y con los ojos cerrados. Dado que con nuestros pensamientos creamos nuestra experiencia de vida, como explique ayer, mi actitud de gratitud creará más bendiciones por las cuales dar gracias.  No es un secreto que ser agradecido trae como resultado todo tipo de bien; el Dalai Lama dijo “La raíz de todo bien reposa en la tierra de la gratitud.” El agradecimiento, Gente Amada, es una de las emociones más poderosas y fáciles que podemos poner en práctica a diario.

Día 19

Hoy quiero compartir de Rumi:

Cierra la puerta de las palabras
Cierra la puerta de las palabras
para que la ventana de tu corazón pueda abrirse.
Para  ver lo que no puede ser visto
voltea tus ojos hacia adentro
y escucha, en silencio.
 
Cuando estoy en silencio
Cuando estoy en silencio llego a ese lugar donde todo es música.
 
En silencio
Ahora, permanece en silencio.
Permite que hable Aquél que creó las palabras
Él creó la puerta, Él creó el candado,
Él creó también la llave
Permite que también abra tu mente.

Día 20

En mi tiempo de oración matutina, reflexionaba arrobada sobre la Unicidad. “Somos como un océano”; pasaba el pensamiento una y otra vez por mi mente embelesada, “y cada uno de nosotros es una gota en ese océano; las ilusiones nos hacen pensar que somos gotas separadas; no lo somos. Juntas todas las gotas formamos el océano”.

Durante este tiempo de silencio he estado leyendo el libro “Prosperidad” de Charles Fillmore y “Un Curso De Milagros”. Recientemente Jack me regaló un libro titulado “Effortless Mastery (Maestría sin Esfuerzo) de Kenny Werner y esta tardecita decidí comenzar a leerlo. Cuál fue mi sorpresa cuando leí la introducción: “Hay un océano. Un océano de conciencia, un océano de éxtasis. Cada uno de nosotros es una gota en ese océano. Somos uno. Las ilusiones nos harían pensar que somos entidades separadas, gotas separadas. Si eso fuera verdad, nos evaporaríamos inmediatamente.”

Cuando estamos listos, estamos listos y el mensaje llega por todas partes.

Día 21

En las noches cuando estoy a punto de dormir me he encontrado a mí misma diciendo, con la voz de mi mente, “una sola palabra tuya bastaría para sanarme” una y otra y otra vez como si quisiera alcanzar al Cristo de mi Ser. Reconociendo y entregándome a un Poder más allá de la experiencia física, material. En total paz y confianza sabiendo que Jesús, la Conciencia Crística, está presente.  Abierta y receptiva al contacto con lo divino, con Dios. Así me quedo dormida cada noche. Descansando en Dios.

Día 22

En este viaje sin distancia que son nuestras vivencias,  la meta es des-identificarme con mi ego y ser amable con mi propio ser. Como el silencio me está dando la oportunidad de observar  mis emociones, sentimientos y pensamientos, me concientizo profundamente sobre cuánto amo la vida espiritual, cuánto anhelo vivir sumergida en Dios. Mi mente se consume con el gran privilegio que es poder guardar este maravilloso silencio.

Día 23

¡Esos hermosos milagros que cotidianamente nos suceden! Parecen pequeños pero son enormes en amor y ternura. Mi esposo y yo decidimos ir a las tiendas a comenzar a comprar adornos de navidad para la casa. Nosotros recientemente nos mudamos a Orlando y con la mudanza, de navidad no tenemos nada. En la tienda nos atiende una mujer muy amable la cual inmediatamente trata de conversar conmigo; mi esposo le dice ¡la misma historia de que no puedo hablar…! (Jack es un santo; no sé cuántas veces ha hecho la misma historia). La señora me mira, sonríe, respira y me dice “yo no acostumbro a hacer esto en mi trabajo, pero ¿Podría orar por ti, por tu recuperación?”  Moviendo mi cabeza y con una sonrisa de oreja a oreja le indiqué…Siiiiiiiiiii. Allí en la tienda, Jack, la hermosa señora, y yo con nuestros ojos cerrados formamos un círculo y tuve la bendición de recibir una de las más hermosas oraciones de mi vida. Milagros, milagros, milagros. 

Día 24

Cuando yo tenía unos 22 años conocí personalmente a un Maestro espiritual hindú llamado Tara Singh (de Joseph Plan Foundation). Tuve la bendición de pasar dos semanas en un retiro en su Fundación en California antes de que él pasara a otro plano de existencia. Pocos saben que durante una meditación, Tara Singh, tuvo un encuentro personal con el Maestro Jesús; la experiencia fue tan dramática que esto lo llevó, entre otras razones, a pasar un año en silencio. Sólo. No puedo ni imaginarme cuál sería su experiencia. Entre todo lo sublime, el éxtasis, las realizaciones espirituales, está también enfrentar lo oscuro que existe dentro de nosotros; mirar lo que el psiquiatra suizo Carl Jung llamó la sombra. Sin revisar nuestro ego no hay despertar de conciencia.